lunes, 22 de febrero de 2010

LLEVANDO UNA CRUZ?


El que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo. Lucas 14:27

En la biblia habla que los discípulos comprendían el significado de las palabras de Jesús. Ya que habían visto, o sabían, que los criminales eran ejecutados en una cruz. Sabían que llevar la cruz significaba una sola cosa: Era un viaje en una sola dirección; los hombres condenados a tan horrible suplicio jamás regresaron a sus hogares, y nadie volvió a verlos. En otras palabras, llevar la cruz era sinónimo de muerte.

Ahora bien, los llamados Discipulos de Jesús que llevamos la cruz estamos mueriendo a la vida antigua. El principio de la vida antigua era el yo. El principio de la nueva vida no es el yo, sino Cristo. Es una vida con el yo crucificado, una vida en la que la voluntad de Dios es suprema en cada cosa que se emprende. Es seguir a Cristo en su senda de negación propia.

Ya no nos preguntamos: «¿Debo hacer esto?» o «¿Debo hacer aquello?» Mi deseo ya no está centrado en lo que quiero hacer, sino en lo que es bueno y perfectamente aceptable según la voluntad de Dios para mi vida. Llevar la cruz significa morir a las pasiones de la carne.

CUANTO TIEMPO VIVIRAS?


___Un día, un hombre llegó a un lugar bello, pero también misterioso, que le llamó mucho la atención...
...El hombre entró a aquella parte...era una colina...y...caminó lentamente entre los árboles y unas piedras blancas...dejó que sus ojos se posaran como mariposas, en cada detalle de ese paraiso multicolor...
...Sobre una de las piedras, descubrió una inscripción: Aquí yace Abdul Tareg!!!...vivió 5 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días...
...Se sobrecogió un poco al darse cuenta que esa piedra no era simplemente una piedra, era una lápida!!!...así que sintió pena, al pensar que un niño de tan corta edad estuviera enterrado en ese lugar!!!...
...Mirando a su alrededor, el hombre se dio cuenta que la piedra de al lado tenía también una inscripción!!!...se acercó a leerla; decía: Aquí yace Yamin Kalib!!!...vivió 3 años, 8 meses y 3 semanas...
...El hombre se sintió terriblemente abatido!!!...ese hermoso lugar, era un cementerio!!!...y...cada piedra, una tumba!!!...
...Una por una leyó las lápidas!!!...todas tenían inscripciones similares!!!: Un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto!!!...
...Pero, lo que más le conectó con el espanto, fue comprobar que el que más tiempo había vivido, sobrepasaba apenas los 6 años!!!...6 míseros años de existencia terrenal!!!...
...Embargado por un dolor terrible, se sentó y se puso a llorar...
...El cuidador del cementerio, que pasaba por ahí, se acercó...qué pasa con este pueblo?, preguntó nuestro visitante amigo...por qué tantos niños muertos enterrados en este lugar?...
...El anciano respondió: Puede usted serenarse!!!...lo que sucede es que aquí tenemos una vieja costumbre...mire...le contaré: Cuando un joven cumple 15 años, sus padres le regalan una libreta...es tradición entre nosotros, que a partir de ese momento, 15 años, cada vez que uno disfruta intensamente de algo, abra la libreta y comience a anotar en ella!!!...a la izquierda uno anota, qué fue lo disfrutado en los pequeños y grandes detalles!!!...y a la derecha anota uno, cuánto tiempo duró el gozo interior!!!...la felicidad!!!...gozo y felicidad a pesar de las adversidades!!!...así que las tumbas que usted ve aquí, no son de niños!!!...sino de adultos!!!...y el tiempo de vida que dice la inscripción de la lápida, se refiere a la suma de los momentos que duró la verdadera felicidad de cada una de las personas que descansan en este lugar!!!...así pues, prosiguió el anciano cuidador, dando una palmada en la espalda de su interlocutor, cuando alguien muere, es nuestra costumbre abrir su libreta!!!...y...sumar el tiempo de lo disfrutado!!!...para escribirlo sobre su tumba!!!...porque es, amigo caminante, ese, el único y verdadero tiempo vivido!!!...en cada detalle, en los buenos y amargos momentos, el tiempo que vivimos llenos de gozo por sabernos amados por Dios!!!...por descansar nuestra alma en la esperanza que nos ofrece!!!...es el tiempo que dura nuestra felicidad!!!...y...es el tiempo que dura la verdadera plenitud de nuestra vida!!!...

CRISTO JESUS


necesitamos que tú pases tu mano de Médico divino sobre nosotros. Pon tu mano sobre nuestra cabeza y purifica nuestros pensamientos, sana nuestras intenciones.

Posa tu mano sobre nuestro corazón, sánanos de cualquier enfermedad de nuestro cuerpo, tú milagroso, tú poderoso.

¡Oh Cristo, te pedimos alivio! Nosotros creemos en tu infinito poder sanador, nosotros los débiles, nosotros los enfermos, nosotros los convalecientes, nosotros los desalentados.


Ahora acudimos a ti, en este momento, te suplicamos, que haya muchos que reciban salud por tu poder infinito, por el adorable poder que tú tienes de sanar al hombre.

¡Cristo infinito! ¡Cristo eterno! ¡Cristo amigo! ¡Sánanos! Amén



“Cristo amado, tú que eres el dueño de mi vida, de mi salud, de mis sentimientos y sin ti nada ocurre, nada existe, nada florece! Te pido en estos momentos sean tocados por tu misericordioso poder; todas aquellas personas que tengan algún tipo de condición o enfermedad. Para que sean sanados desde lo más profundo de las heridas del corazón… hasta la más simple dolencia que pueda habitar en ellos. Pongo toda mi confianza en ti y en la buena voluntad que siempre tienes para con nosotros” Si usted desea oremos todos juntos con mucha confianza, amor y fe, la Oración que nuestro Señor nos ha enseñado…

El Padre nuestro…

LA FELICIDAD


La felicidad no depende de lo que pasa a nuestro alrededor...

sino de lo que pasa dentro de nosotros.


La felicidad se mide por el espíritu con el cual nos enfrentamos a
los problemas de la vida.


La felicidad... ¡es un asunto de valentía!;

es tan fácil sentirse deprimido y desesperado...


La felicidad... ¡es un estado de ánimo!;

no somos felices en tanto no decidamos serlo.


La felicidad... ¡no consiste en hacer siempre lo que queramos!;

pero sí en querer todo lo que hagamos.


La felicidad nace de poner nuestro corazón en el trabajo...

y de hacerlo con alegría y entusiasmo.


La felicidad, no tiene recetas...

cada quien la cocina con el sazón de su propia meditación.


La felicidad... ¡no es una posada en el camino...

sino una forma de caminar por la vida!

CUANDO...


Cuando tenga sed, dame alguien que precise agua. Cuando sienta frío, dame alguien que necesite calor. Cuando sufra, dame alguien que necesita consuelo.

Cuando mi cruz parezca pesada, déjame compartir la cruz del otro. Cuando me vea pobre, pon a mi lado algún necesitado.
Cuando no tenga tiempo, dame alguien que precise de mis minutos. Cuando sufra humillación, dame ocasión para elogiar a alguien.

Cuando esté desanimado, dame alguien para darle nuevos ánimos. Cuando quiera que los otros me comprendan, dame alguien que necesite de mi comprensión. Cuando sienta necesidad de que cuiden de mí, dame alguien a quien pueda atender. Cuando piense en mí mismo, vuelve mi atención hacia otra persona.

Haznos dignos, Señor, de servir a nuestros hermanos. Dales, a través de nuestras manos, no sólo el pan de cada día, también nuestro amor misericordioso, imagen del tuyo.

EL PODER DE LAS PALABRAS


Si todas nuestras palabras son amables, los ecos que escucharemos también lo serán.
¡La manera en que nos comportamos con los demás demuestra cuánto creemos en Dios!
 Una palabra irresponsable: puede encender discordias.
 Una palabra cruel: puede arruinar una vida.
 Una palabra de resentimiento: puede causar odio.
 Una palabra brutal: puede herir o matar.
 Una palabra amable: puede suavizar las cosas.
 Una palabra alegre: puede iluminar el día.
 Una palabra oportuna: puede aliviar la carga.
 Una palabra de amor: puede curar y dar felicidad.
¡Las palabras son cosas vivas! ¡Bendicen o maldicen, Alientan o abaten, Salvan o condenan!
Mateo 12:36-37
Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado y por tus palabras serás condenado.

TE INVITO A SER BENDICION


no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición." 1 Pedro 3:9

Que dificil es ser de Bendición, y más aun con personas que te han humillado y lástimado, o en situaciones muy complicadas, creo que a todos nos ha pasado alguna vez.

Pero lo que no debemos olvidar es para quien servimos, y el porque nuestro testimonio debe ser agrdable y confiable.
Mi hermano, recuerda que Vivimos en este Mundo MAS NO SOMOS de el.

Porque nosotros nos debemos a un Dios, a nuestro Señor que siempre nos da ejemplo de servir, de ser amoros y tener compasion por los demás.

No es facíl, eso te lo aseguro, pero recuerdo que en algún momento de mi caminar con Dios, un hermano de la iglesia me dio un concejo que hoy te quiero compartir, porque a mi me ha servido mucho.

"Cuando veas a la persona con la que tienes alguna contienda personal, pidele primeramente a Dios que te permita verla a traves de sus ojos y no de los tuyos, porque Dios aún hasta al más pecador lo ve con amor y perdón y el hombre siempre tendrá rencor y perversión ante su enemigo"

woow!! que fuerte, y muy cierto, asi que te invito a ser Bendición, y a dejar la filosofía de "ojo por ojo, diente por diente".

LENTES DEL ALMA


Paula, una joven de escasos 12 años, visitaba por primera vez al optómetra , el cual le diagnosticó miopía en ambos ojos.
- Sientes que no puedes ver bien de lejos, Paula. – dijo el doctor.
- Sí, se me dificulta mucho hacerlo.- afirmó Paula
- Te sientes muy mal por esto, verdad ?- dijo el doctor
- Sí, lo que más me afecta es que no puedo distinguir a cierta distancia el rostro de algunas personas, ni observar de lejos el amanecer, las cosas se me vuelven cada vez más borrosas, y todo a mi alrededor parece tan confuso – afirmó Paula, triste y preocupada por lo que le ocurría.
- Bueno, para esto hay solución, te formularé unos lentes de acuerdo a tu problema, para que los utilices permanentemente, y esto te ayudará a ver mejor.
Pasados unos días, Paula, volvió nuevamente donde el doctor para reclamar sus lentes nuevos, y al colocárselos miró sorprendida por la ventana de aquel consultorio.
- Oh, qué maravilloso!, por fin puedo ver !
El doctor orgulloso por la labor cumplida, le pregunto:
- Qué observas Paula ?
- Veo todas las cosas como son realmente, puedo distinguir el rostro de las personas, veo los bellos colores de las flores, puedo leer a largas distancias, pero lo que más me gusta es que puedo ver más claro mi horizonte y ya no es confuso como antes.
Así como Paula habemos muchos que tenemos enfermos los ojos del alma, del corazón, tal vez con el mismo diagnostico de la “miopía espiritual”, la cual nos ciega, y no nos permite ver mas allá de nuestros problemas y dificultades.
Por eso, el mejor médico del alma es Dios, que con su amor y su paciencia, nos da la bendición de su espíritu y una nueva forma de ver las cosas.
Si tu horizonte lo ves opaco por las desesperanzas ocurridas, si las personas te defraudan porque no puedes distinguir sus verdaderas intenciones, si pareciera que no vieras el peligro que hay a tu alrededor, si todo es tan confuso, si no miras el futuro con optimismo y tenacidad, si no sabes quién eres ó cuánto vales y por eso no distingues la luz que hay dentro de ti, por lo borroso que están tus ojos de llorar y de sufrir por los fracasos, entrega tu vida a Jesús , el mejor médico que puede darle “lentes a tu alma”

Autor : Julie Pauline Escorcia, Colombia

sábado, 20 de febrero de 2010

ME SIENTO CANSADO SEÑOR


Siento profundo cansancio, Señor,
y cunde en mí el desaliento.
Me hiciste semejante a ti, Señor,
y me asociaste a tus obras,
que así son todas ellas imperfectas
y menesterosas de ayuda ajena.

Fue propósito tuyo que nosotros
conserváramos tu creación,
y la cultivásemos,
y la llevásemos a buen fin.
Y flacos han sido el servicio
y el uso de este poder,
que la hemos mutilado y,
en nuestro desatino,
estamos a punto de destruirla.
No es creador y sí destructor
nuestro poder, una de las cosas
más corruptoras del hombre.
No es más halagüeña nuestra
historia, que, en su raíz, es
libertad. No es toda ella mala,
que siempre hubo hombres hacendosos
empeñados en darle cumplimiento.
Muy espaciadamente acaece esto,
y es fuerza reconocer que hemos
carecido, por lo común, de energía
y nos hemos doblegado a la flaqueza.

Tan quebradizos somos, Señor! Y también tú,
Señor, has sido víctima de nuestra historia.
No nos dejaste abandonados a nuestro destino,
fruto de nuestra indolencia. Viniste al mundo
para enseñarnos que todo puede enderezarse
con tu apoyo.
Noble es mi agradecimiento por tu gesto comprensivo
y bondadoso. No me negaste tu confianza y
pusiste en mis manos tu redención, y, en mí,
está que fracase o logre cumplido acabamiento.
Tú, Señor, pudiste obrar solo y sin extrañas
colaboraciones; mas preferiste que yo fuese mi
propio redentor y tomase parte en tu sublime
empresa que rebasa mis fuerzas. Y me propusiste,
para animarme, la gloria de la resurrección,
que es superación de toda flaqueza. Y yo,
y los demás humanos, también hijos tuyos,
la mirarnos cansinamente, si no protestamos
por estos tus levantados ideales, a los que
nunca pudieron alzarse ni la imaginación ni
el pensamiento. Y todo por flaqueza.
Es para mí de gran confortamiento que nunca
tuvieras, en tu vida, reproches por
descaecimientos y sí por presunciones.
Y yo, humildemente, te agradezco el gesto
humano de tenderme tu mano, y de ayudarme
a levantar,
Abrigo en mí la firme esperanza de que seas
tú más fuerte que yo, y más paciente, y,
al fin, con tu constancia, triunfes de mi
humana flaqueza.
Por muchas cosas te doy gracias,
Señor, y de especial manera,
por tus palabras que me dices en
momentos de abatimiento: "venid a mí,
vosotros, que estáis fatigados, que
yo soy de corazón manso y humilde".

Gracias, Señor, porque hoy, como siempre,
me tiendes, de nuevo, tu mano y, en mi caída,
me levantas. ¡Gracias, Señor!
amen.

Autor: Clemente Sobrado C.P

Es fácil decir “yo creo en Dios”. Resulta demasiado fácil. Porque lo importante es en qué Dios creemos.

Con mucha frecuencia ciertas dudas sobre Dios no son reales. Lo real es la idea que tenemos de Dios o en qué Dios decimos creer.

Tenemos la idea de un “Dios bombero”, que suele ser muy frecuente. Un Dios al que acudimos cuando tenemos problemas.

Un Dios “agencia de empleos”. Le he pedido a Dios que dé trabajo a mi marido y no me ha escuchado.

Un Dios a quien “le he pedido a Dios que me mande un buen hombre”. Yo no sabía que Dios tenía una agencia matrimonial como esas que aparecen ahora en Internet ¿busca usted pareja?

Un Dios “médico”, que me sane de todas mis enfermedades.

Se trata de una mentalidad de un Dios “utilitarista”. De un Dios “soluciona problemas”.

Creo que las tentaciones de Cristo también son una tentación sobre el verdadero sentido de Dios, aunque Marcos no hace referencia alguna.

¿Cuál es nuestro verdadero Dios? ¿Un Dios para vivir mejor o un Dios que nos solucione nuestros conflictos y problemas?

Resulta curiosa la narración de Marcos. Habla sencillamente de desierto. Pero Marcos vincula la tentación o desierto con el Bautismo. En el Bautismo Jesús fue como ungido por el Padre para la misión. Y ahora es el mismo “Espíritu el que empujó a Jesús al desierto”. Marcos no habla de ayunos, pero sí de que fue tentado por Satanás, sin especificar más la realidad de las tentaciones. Y de inmediato Jesús hace el primer anuncio: “Convertíos y creed la Buena Noticia”.

Las tentaciones de Jesús plantean un doble problema: el problema del hombre y el problema de Dios.

En el Bautismo Jesús se identifica con todos los pecadores. En el desierto, Jesús se identifica con esa condición humana de la tentación. El hombre desde siempre lleva dentro de sí esa ambigüedad: gracia y pecado, fidelidad e infidelidad. Y Jesús quiere identificarse con el hombre en esa lucha interior de fidelidades e infidelidades. Comienza por tocar el fondo del corazón humano. Aquello que decía Pablo: “se lo que debo hacer y hago lo que no debo”. Jesús también debió vivir esa lucha interior de cada hombre. Y la vivió hasta el final de su vida: “Si eres Hijo de Dios baja de la Cruz”.

Y es también el problema de Dios. ¿Cómo tiene que manifestarse Dios al hombre? Y cuál es el verdadero sentido de Dios en la vida de los hombres.

Y la peor de las tentaciones está precisamente en deformar la imagen de Dios en su corazón. Porque cada vez que deformamos la imagen de Dios estamos deformando nuestra fe y estamos deformando a Dios mismo.

La tentación, en sí misma, no es pecado. Es sencillamente una lucha interior donde cada uno de nosotros nos definimos de cara a nosotros mismos y de cara a Dios. Por eso, al comenzar esta cuaresma debiéramos asumir como tarea un doble cuestionamiento. ¿Cómo vemos nosotros al hombre? O mejor, ¿cómo nos vemos a nosotros mismos en nuestro núcleo interior, ahí donde cada uno se define a sí mismo? Y ¿cómo vemos nosotros a Dios? ¿Qué idea tenemos de él? Porque es posible que muchos de nosotros llevemos dentro una imagen deformada de Dios. Un Dios que convierte las piedras en panes o un Dios que quiere tener el poder sobre todo.

Por eso Marcos, desde un principio nos hace una doble invitación: invitación al cambio, invitación a la conversión y la invitación a creer en el Evangelio como Buena Noticia de Dios. La Cuaresma es un camino de éxodo. El éxodo de salir de nosotros mismos, de nuestras esclavitudes para ponernos en camino hacia la Pascua. Por eso Jesús mismo es empujado por el Espíritu al desierto, lugar de éxodo y lugar de lucha y lugar de esperanza en lo nuevo.

LAS DOS VIAS


"Toda relación es una relación de dar y recibir. El dar engendra el recibir, y el recibir engendra el dar. Lo que sube debe bajar; lo que se va debe volver. En realidad, recibir es lo mismo que dar, porque dar y recibir son aspectos diferentes del flujo de la energía en el universo. Y si detenemos el flujo de alguno de los dos, obstaculizamos la inteligencia de la naturaleza.".

Deepak Chopra.

Hay dos vías de intercambio con el universo. Una es Dar y la otra Recibir, las dos son como los rieles de un tren que siempre van juntos, no puede estar una sin la otra, o mejor aun, las dos forman un círculo firme de acciones y reacciones. Y tienen ciertas peculiaridades:

•Dar es una pregunta que siempre obtiene una respuesta, esa es Recibir.
•Recibir responde de acuerdo a cómo se haya comportado Dar.
La primera característica representa el hecho de que si iniciamos el trazo de Dar, el universo nos devolverá con trazo Recibir al punto de partida, formando ese hermoso círculo que a su vez es dinámico, que es lo que representa la segunda característica, ya que no todo el tiempo damos lo mismo, por tanto, tampoco no recibiremos lo mismo una y otra vez. El círculo cambia y tú decides todo el tiempo el color, el grosor, la solidez y la textura que tendrá.

Con esto, podemos notar que para participar positivamente en este dinamismo, debemos dar constantemente, así constantemente recibiremos. Y que al dar, debe ser abundantemente, así abundantemente recibiremos. Usa este conocimiento a tu favor, acorde a tus propias necesidades y al mismo tiempo para el bien de todos, porque en todo caso, si eres egoísta no pondrás en juego las dos vías. El egoísta no activa el Dar y así nunca recibirá nada, al menos no en sentido positivo, porque por muy egoísta que sea siempre está dando al universo, por ejemplo, podría dar enojos y maldiciones y de una u otra manera recibirá esa misma baja energía (La Ley de la Atracción).

El universo es dinámico, posee variedad. Es muy importante tomarlo en cuenta, porque si se activa el Dar de X manera, no significa que necesariamente el universo nos lo devolverá de esa misma X manera. Hay mucha gente que cree conocer estas dos vías, pero siempre que hace un favor está esperando el mismo favor o por lo menos, algún otro favor de parte de la persona a quien ayudó. ¡Se quedarán esperando!, porque lo más seguro es que ese favor ya les haya llegado y de una manera distinta por medio de otra persona o de muchas maneras distintas por medio de otras personas, hay tantas variables que podrían enumerarse. Así que descuida, lo que ha de llegar, llegará, tu solo sigue activando la vía del Dar y el universo responderá con la otra vía.

miércoles, 17 de febrero de 2010

DEJA QUE CRISTO ENTRE A TU CORAZON




APRENDE A AMAR Y A DAR LO MEJOR DE TI, SI TIENES RENCOR EN TU CORAZON, PERDONA, SI TE SIENTES SOLO PIDE EN ORACION QUE NO EXISTA SOLEDAD NI TRISTEZA EN TU VIDA, BUSCA LA PAZ INTERIOR, RECONCILIATE, CON TUS AMIGOS FAMILIARES Y COMPANIEROS DEL TRABAJO.

LA PASCUA ES UN LLAMADO PARA SER FELIZ, DICHOSO ERES PORQUE TIENES VIDA Y LA TIENES EN ABUNDANCIA, NO HECHES EN SACO ROTO LO QUE DIOS HA DESTINADO PARA TI.
LEVANTATE Y AMA, PERDONA Y PROCLAMA

ESTE MIERCOLES INICIA LA CUARESMA

MIERCOLES DE CENIZA




Miércoles de Ceniza: el inicio de la Cuaresma
La imposición de las cenizas nos recuerda que nuestra vida en la tierra es pasajera y que nuestra vida definitiva se encuentra en el Cielo.

La Cuaresma comienza con el Miércoles de Ceniza y es un tiempo de oración, penitencia y ayuno. Cuarenta días que la Iglesia marca para la conversión del corazón.

Las palabras que se usan para la imposición de cenizas, son:
• “Concédenos, Señor, el perdón y haznos pasar del pecado a la gracia y de la muerte a la vida”
• “Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás"
• “Arrepiéntete y cree en el Evangelio”.



El ayuno y la abstinencia

El miércoles de ceniza y el viernes santo son días de ayuno y abstinencia. La abstinencia obliga a partir de los 14 años y el ayuno de los 18 hasta los 59 años. El ayuno consiste hacer una sola comida fuerte al día y la abstinencia es no comer carne. Este es un modo de pedirle perdón a Dios por haberlo ofendido y decirle que queremos cambiar de vida para agradarlo siempre.

La oración

La oración en este tiempo es importante, ya que nos ayuda a estar más cerca de Dios para poder cambiar lo que necesitemos cambiar de nuestro interior. Necesitamos convertirnos, abandonando el pecado que nos aleja de Dios. Cambiar nuestra forma de vivir para que sea Dios el centro de nuestra vida. Sólo en la oración encontraremos el amor de Dios y la dulce y amorosa exigencia de su voluntad.

Para que nuestra oración tenga frutos, debemos evitar lo siguiente:

La hipocresía: Jesús no quiere que oremos para que los demás nos vean llamando la atención con nuestra actitud exterior. Lo que importa es nuestra actitud interior.
La disipación: Esto quiere decir que hay que evitar las distracciones lo más posible. Preparar nuestra oración, el tiempo y el lugar donde se va a llevar a cabo para podernos poner en presencia de Dios.
La multitud de palabras: Esto quiere decir que no se trata de hablar mucho o repetir oraciones de memoria sino de escuchar a Dios. La oración es conformarnos con Él; nuestros deseos, nuestras intenciones y nuestras necesidades. Por eso no necesitamos decirle muchas cosas. La sinceridad que usemos debe salir de lo profundo de nuestro corazón porque a Dios no se le puede engañar.


El sacrificio

Al hacer sacrificios (cuyo significado es "hacer sagradas las cosas"), debemos hacerlos con alegría, ya que es por amor a Dios. Si no lo hacemos así, causaremos lástima y compasión y perderemos la recompensa de la felicidad eterna. Dios es el que ve nuestro sacrificio desde el cielo y es el que nos va a recompensar. “Cuando ayunéis no aparezcáis tristes, como los hipócritas que desfiguran su rostro para que los hombres vean que ayunan; en verdad os digo, ya recibieron su recompensa. Tú cuando ayunes, úngete la cabeza y lava tu cara para que no vean los hombres que ayunas, sino Tu Padre, que está en lo secreto: y tu padre que ve en lo secreto, te recompensará. “ (Mt 6,6)”

Conclusión

Como vemos, la ceniza no es un rito mágico, no nos quita nuestros pecados, para ello tenemos el Sacramento de la Reconciliación. Es un signo de arrepentimiento, de penitencia, pero sobre todo de conversión. Es el inicio del camino de la Cuaresma, para acompañar a Jesús desde su desierto hasta el día de su triunfo que es el Domingo de Resurrección.

Debe ser un tiempo de reflexión de nuestra vida, de entender a donde vamos, de analizar como es nuestro comportamiento con nuestra familia y en general con todos los seres que nos rodean.

En estos momentos al reflexionar sobre nuestra vida, debemos convertirla de ahora en adelante en un seguimiento a Jesús, profundizando en su mensaje de amor y acercándonos en esta Cuaresma al Sacramento de la Reconciliación (también llamado confesión), que como su nombre mismo nos dice, representa reconciliarnos con Dios y sin reconciliarnos con Dios y convertirnos internamente, no podremos seguirle adecuadamente.

Está Reconciliación con Dios está integrada por el Arrepentimiento, la Confesión de nuestros pecados, la Penitencia y finalmente la Conversión.

El arrepentimiento debe ser sincero, reconocer que las faltas que hemos cometido (como decimos en el Yo Pecador: en pensamiento, palabra, obra y omisión), no las debimos realizar y que tenemos el firme propósito de no volverlas a cometer.

La confesión de nuestros pecados.- el arrepentimiento de nuestras faltas, por sí mismo no las borra, sino que necesitamos para ello la gracia de Dios, la cual llega a nosotros por la absolución de nuestros pecados expresada por el sacerdote en la confesión.

La penitencia que debemos cumplir empieza desde luego por la que nos imponga el sacerdote en el Sacramento de la Reconciliación, pero debemos continuar con la oración, que es la comunicación íntima con Dios, con el ayuno, que además del que manda la Iglesia en determinados días, es la renuncia voluntaria a diferentes satisfactores con la intención de agradar a Dios y con la caridad hacia el prójimo.

Y finalmente la Conversión que como hemos dicho es ir hacia delante, es el seguimiento a Jesús.

Es un tiempo de pedir perdón a Dios y a nuestro prójimo, pero es también un tiempo de perdonar a todos los que de alguna forma nos han ofendido o nos han hecho algún daño. Pero debemos perdonar antes y sin necesidad de que nadie nos pida perdón, recordemos como decimos en el Padre Nuestro, muchas veces repitiéndolo sin meditar en su significado, que debemos pedir perdón a nuestro Padre, pero antes tenemos que haber perdonado sinceramente a los demás.

Y terminemos recorriendo al revés nuestra frase inicial, diciendo que debemos escuchar y leer el Evangelio, meditarlo y Creer en él y con ello Convertir nuestra vida, siguiendo las palabras del Evangelio y evangelizando, es decir transmitiendo su mensaje con nuestras acciones y nuestras palabras.

domingo, 14 de febrero de 2010

APARTIR DE HOY... UN DOLOR MENOS


Piensa y Agradece


¿No crees que sería bueno hacer un inventario de los bienes que has recibido para así vivir con mayor alegría y optimismo?
¿Por qué llorar mientras voy andando, si otros ríen y no tienen pies?
¿Por qué vivir pensando en el 10 % de las cosas que nos hacen sufrir, y no recordar el 90 % de las cosas que nos suceden bien?
En tu cerebro tienes 13 mil millones de neuronas trabajando tan sabiamente a tu favor, que si las quisieras reemplazar por la máquina computadora más perfecta del mundo, esa máquina electrónica ocuparía el sitio de un edificio de setenta pisos de alto.
Tienes un corazón que es una maravilla de la naturaleza. Bombea hora tras hora, 36 millones de latidos al año, año tras año, despierto o dormido, impulsando la sangre a través de 100 mil kilómetros de venas y arterias, que llevan… Más de 2 millones de litros de sangre al año.
Te puedes mover, no eres un árbol amarrado a una pequeña porción de tierra. Puedes pasear, correr, bailar y hacer deporte. Para ello tienes 500 músculos, 200 huesos y 7.000 nervios, sincronizados para obedecerte y llevarte a donde quieras.

En tus oídos hay 24 mil millones de filamentos que vibran con el viento, con el reír de los niños, con la suave música de las orquestas, con el trepidar de las aguas espumantes y al escuchar las palabras amables de las personas que estimas. Tus pulmones son los mejores filtros del mundo. A través de 600 millones de alvéolos purifican el aire que reciben y libran a tu cuerpo de desperdicios dañinos.
En tus ojos, Dios ha depositado 100 millones de receptores que te permiten gozar de la magia de los colores, de la luz, de la simpatía de las personas y de la majestad de la naturaleza.

Tu sangre es un formidable tesoro. Son apenas 4 litros pero allí hay 22 millones de células sanguíneas, y en cada célula hay muchas moléculas y en cada molécula hay un átomo que oscila más de 10 millones de veces por segundo.
Cada día mueren 2 millones de tus células y son reemplazadas por 2 millones más, en una resurrección que ha continuado desde el día que naciste. En tu cerebro hay 4 millones de estructuras sensibles al dolor, 500 mil detectores táctiles, y 200 mil detectores de temperatura…

… Ahora pregúntate:
¿Crees que no vale la pena tu VIDA?
Lo triste es que dedicamos mucho tiempo pensando en lo que nos hace falta y casi nunca nos detenemos a recordar y agradecer lo muchísimo bueno que poseemos.
No solo con respecto a tu cuerpo, aplícalo también a los dones que posees, la familia que te ha tocado, las amistades de las cuales eres dichoso en poseer, las comodidades que disfrutas y hasta las oportunidades que se te han presentado. ¡No veas solo lo que te hace falta, agradece lo que ya tienes!

Has cuentas de tus bienes, y de tus alegrías también. No pierdas tiempo haciendo cuentas de tus males.

Colecciona pensamientos alegres y optimistas, y no se te olvide alejar de tu mente esos cuervos asquerosos llamados “pensamientos pesimistas” y “recuerdos tristes”.

ANTORCHAS EN EL CINE

VIVIR EN LA REALIDAD


Hay quienes viven encadenados a un fracaso a una herida que nunca deja de supurar. Son personas que se amargan hoy porque hace veinte años su madre no los quiso, porque no pudieron estudiar lo que querían, porque su pareja los traicionó, porque perdieron injustamente su trabajo, o lo que sea.
No han perdonado ni se han perdonado ese viejo dolor, y están ahí, dándole vueltas a su amargura, torturándose con sus errores y sus rencores. Como dice Martín Descalzo, parecen estatuas de sal que no logran vivir el presente de tanto mirar hacia atrás.
Hay otros que también viven centrados en el pasado, pero estos no por amargura sino por añoranza, son esas personas que no les gusta el presente pero tampoco tienen el valor necesario para mejorarlo y por eso dedican sus pocas energías a lamentarse y a suspirar por otros tiempos supuestamente mejores.
El presente que tenemos es en buena medida resultado del pasado que ellos hicieron. El pasado es útil en la medida que ilumina el presente y alimenta el futuro, en la medida en que deja de ser pasado y se convierte en acicate para el presente y no en estéril añoranza.
Los que viven encadenados al pasado suelen estar también intimidados por el futuro. Es un miedo que paraliza y consume a las personas, como esas arañas que primero anestesian e inmovilizan a sus víctimas para luego devorarlas poco a poco.
Otros viven condicionados por el futuro, porque aplazan todo lo que les cuesta. No se atreven a eludirlo directamente, y por eso recurren casi inconscientemente a retrasar todo lo que se les pone un poco cuesta arriba. No se sienten con ánimos y enseguida lo dejan para otro momento, que muchas veces jamás llega.
De manera semejante a como algunos consumen marihuana o cocaína para eludir por un tiempo disfrazando la realidad de la vida, así se fugan al pasado o al futuro aquellos que no tienen el valor de tomar con fuerza las riendas del presente.
Es preciso hacer hoy lo que tenemos que hacer hoy, y tomar conciencia de que sólo el presente existe en la realidad y desde ahí tratar de ser feliz y hacer felices a los demás, aceptando con paz y amor cada situación que la vida nos presente.

TRAS LAS HUELLAS DE JESUS


Era un día muy ajetreado en nuestro hogar. Pero claro, con 10 hijos y otro en camino, todos los días eran un poco agitados. Ese día en particular, sin embargo, tenía dificultades incluso para realizar los quehaceres domésticos de rutina, y todo a causa de un pequeñito.

León, que tenía tres años entonces, estaba encima de mis talones, dondequiera que me dirigiera. Cada vez que me detenía para hacer algo y me volteaba, tropezaba con él. Varias veces le había sugerido pacientemente actividades divertidas, para mantenerlo ocupado.

-¿No te gustaría jugar en el columpio? -le pregunté una vez más.

Pero él simplemente me brindó una inocente sonrisa y me dijo:

-Está bien, mamá, prefiero estar aquí contigo.

Luego continuó retozando alegremente a mi alrededor.

Después de pisarlo por quinta vez, comencé a perder la paciencia e insistí en que saliera a jugar con los otros niños. Cuando le pregunté por qué estaba actuando así, me miró con sus dulces ojos verdes y me dijo:

-Mira, mami, en la escuela mi maestra me dijo que caminara tras las huellas de Jesús. Pero como no puedo verlo, estoy caminando tras las tuyas.

Tomé a León entre mis brazos y lo abracé. Lágrimas de amor y de humildad se derramaron sobre la oración que brotó en mi corazón: una plegaria de agradecimiento por la simple, pero hermosa perspectiva de un niño de tres años.

Davida Dalton

¿Qué tipo de huellas estás dejando en tu vida? ¿Quieren tus hijos, amigos o compañeros de trabajo seguirlas? Mucho hemos oído de seguir las huellas de Jesús, pero ¿pueden los demás seguir las tuyas también?.

CONFIA EN EL


¿Por qué te agitas y confundes por los problemas que te trae la vida? Déjame controlar todas tus cosas e irán tornándose mejores.

Cuando te entregues totalmente a mí, todas las cosas serán resueltas con tranquilidad, de acuerdo con mis planes. No te frustres, no ores como apresurándome, como si quisieras forzarme a realizar tus planes.

En lugar de eso, cierra los ojos de tu alma y con paz dime: “JESÚS, YO CONFÍO EN TI”.
Trata de evitar esos pensamientos que te angustian al querer comprender las cosas que te pasan. No arruines mis planes tratando de imponer tus ideas, déjame ser tu Dios y actuar libremente en tu vida. Entrégate a mí con completa confianza y deja tu futuro en mis manos. Dime frecuentemente: ”JESÚS, YO CONFÍO EN TI”.

Lo que más te lastima es cuando tratas de razonarlo todo de acuerdo con tus pensamientos e intentas resolver tus problemas a tu manera. Cuando me digas “JESÚS, YO CONFÍO EN TI”, no seas como el impaciente que le dice al Doctor “cúreme”, pero le sugiere la “mejor” forma de hacerlo. Déjate curar por mis brazos divinos, no tengas miedo, Yo te amo.

Si ves que las cosas se vuelven peores o más complicadas, aun cuando estés orando, mantente confiado en mí, cierra los ojos de tu alma, y continúa diciendo a cada hora: “JESÚS, YO CONFÍO EN TI”.

Necesito mis manos libres para poder manifestarte mis bendiciones. No ates mis manos con tus absurdas preocupaciones. Satanás quiere que te frustres, hacerte sentir triste, quitarte la paz.

Confía en Mí, descansa en Mí, entrégate a Mí. Yo hago milagros en la medida en que tú te abandonas a Mí y de acuerdo con la fe que me tienes. Así que no te preocupes, dame todas tus frustraciones y duerme en paz, y siempre dime: “JESÚS, YO CONFÍO EN TI”, y verás grandes milagros.

Te lo prometo con todo mi amor… Jesús

CUANDO ALGUIEN NO TE QUIERA


En la vida te encontrarás con golpes fuertes que no se pueden evitar. Son cosas que nos dejan sin aliento, con un sabor de sal y lágrimas. En la vida sucede que no estamos solos y ante ello formamos cadenas de unión, no siempre con las personas acertadas, por el contrario, la equivocación nos lleva más de una vez a escribir en un cuaderno una frase del alma. Es un pedido del corazón de sentirse amado(a) por alguien. Más ese alguien, muchas veces se fue. Ya no está más.

Es cuando sentimos el dolor de ya no ser en su vida, cuando un abismo nos abraza fríamente en la soledad de una habitación.

Pero la vida continúa, todo a nuestro alrededor sigue su marcha tal como siempre y sin embargo, se nos hace un nudo en la garganta, una opresión que no nos abandona en ningún momento. Todo parece detenerse en el tiempo. Experimentamos la triste conversación con nosotros mismos.

¡Que difícil, Dios mío! decimos, ¿qué hacer para recuperar su atención, su amor? Y se nos ocurren tantas cosas… pero, ¿vale la pena realmente? Solo si contestamos a unas simples preguntas, objetivamente, sin compasión, ni miramientos de ninguna clase, entonces podemos estar cerca de sacar la mejor conclusión, aunque nos duela, pero al razonar, meditar y reflexionar, podremos decirle adiós desde el interior con menos sufrimiento y mayor fortaleza espiritual.

Piensa: tú eres una criatura del universo que vive, ama y siente como otras criaturas igual a ti. Tienes posibilidades de triunfar, tantas, como de fracasar, ¿verdad? si por un instante dejaras de ver y prestarle atención a la posibilidad de fracasar, entonces comenzarías vislumbrar el triunfo.

Los seres humanos son seres sociales, todos tienen un punto que los enraíza y los fija en una posición dentro del esquema social y universal. El mundo por todos observados es similar en todos los casos. Vemos y percibimos el mundo tal como lo hace otro ser humano, sea que resida en la China como en América, en Europa como en Asia. Todos perciben el mundo a través de los sentidos que han sido educados para percibir de una forma y no de otra. Aquella persona que modifica su visión y percepción del mundo, comienza a ver otras realidades que no están sujetas al mundo por todos conocido, son realidades espirituales, energéticas y dimensionales que interactúan en nuestro cotidiano mundo.


El amor es uno solo pero las formas de amar son muchas. No te niegues la posibilidad de conocerlas a todas. No te quedes con una única fórmula que hasta ayer pareció infalible. Sabes, cuando uno ha dejado de ser el centro de atención del otro sobreviene un desgarro interior producto de un enlace efectivo entre dos personas, filamentos muy sensibles quedan flotando en el espacio, arrastramos con nosotros esos filamentos…. como ropas desgarradas y la gente lo nota. Sabe de nuestra tristeza. Todo pasa en la vida, como pasan las nubes en el cielo.

Todo pasa como pasa una hora, de un momento a otro. En casos así debes purificar tu espíritu, con música, respirando profundamente, y si tienes deseos de llorar, hazlo. Llora todo lo que sientas y luego, mírate al espejo. Pregúntate por la persona que ves allí. ¿Esa es la imagen de tu persona?


Algo en tu interior te dirá que no. Pero mírate bien, no esquives la mirada y no intentes tampoco agredirte. Tan solo piensa, ¿eso eres tú?…. en el vacío de tu alma, un eco te dará la respuesta.

Todo avance en la vida lleva consigo una marca de sufrimiento. Lo único y necesario es que no hagas de esa marca la publicidad de tu vida, es tan solo un recuerdo del alma, un accionador interior que te impulsa a dejar el pasado atrás, mirar hacia el futuro, reconocer lo bueno que tienes en la vida por vivir, aspirar profundamente, señalar hacia adelante y acelerar un poquito más tu corazón. Tus pasos se encaminarán hacia un nuevo despertar.

Sé fuerte, sé feliz. Sonríe, por favor, no dejes que las manchas oscuras del ya no ser acaparen tu luz y trata de encontrar en lo pequeño, la magnífica posibilidad de ampliar tu percepción.
No te dejes vencer, que a pesar de tanta tristeza, el mundo tiene motivos hermosos para ser feliz.

¡ Vive ! Algún día te tocará a ti ayudarle a otra persona a vivir y seguramente lo harás mejor que nadie…

CURRICULUM DE JESUS


Dirección: Efesios 1:20
Teléfono: Romanos 10:13
Web site: La Biblia
Palabras claves: Cristo, Señor, Salvador & Jesús
Mi nombre es Jesús – El Cristo. ¡Muchos me llaman Señor! Te he enviado mi Currículum porque estoy buscando el puesto más alto de Dirección en tu corazón. Por favor toma en cuenta mis logros según están descritos en mi Currículum:

Cualidades:
• Fundé la tierra y establecí los Cielos, (Ver Proverbios 3:19)
• Formé al hombre del polvo, (Ver Génesis 2:7)
• Soplé al hombre aliento de vida, (Ver Génesis 2:7)
• Redimí al hombre de la maldición del pecado, (Ver Gálatas 3:13)
• Las bendiciones de la Alianza con Abraham te llegan a través de mí (Ver Gálatas 3:14)
Experiencia Ocupacional:
• Sólo he tenido un Patrón, (Ver San Lucas 2:49).
• Nunca he llegado tarde, ni he faltado, ni he sido desobediente, ni cínico ni he faltado al respeto.
• Mi Patrón sólo tiene excelentes recomendaciones sobre Mí (Ver San Mateo 3:15-17)
Habilidades y experiencia laboral:
Mis habilidades y experiencia laboral incluyen: capacitar a los pobres para salir de la pobreza, sanar a los que tienen el corazón roto, liberar a los cautivos, curar a los enfermos, devolver la vista a los ciegos, y dar la libertad a los oprimidos por el pecado (Ver San Lucas 4:18).
Soy un Magnífico Consejero, (Ver Isaías 9:6).
Quienes me escuchan vivirán seguros y no temerán al mal (Ver Proverbios 1:33).
Lo principal: tengo la autoridad, la capacidad y el poder para limpiar tus pecados, (Ver San Juan I 1:7-9)

Experiencia Académica:
Reúno en Mí la totalidad del conocimiento, sabiduría y entendimiento, (Ver Proverbios 2:6).
En Mí se esconden todos los tesoros de Sabiduría y Conocimiento, (Ver Colosenses 2:3).
Mi Palabra es Muy poderosa; ha sido descrita como una luz a tus pies y una luz en tu camino, (Ver Salmos 119:105)
Puedo hasta decirte todos los secretos de tu corazón (Ver Salmos 44:21).
Principales Logros:
Participé activamente en la Reunión Cumbre más grande de todos los tiempos (Ver Génesis 1:26).
Entregué mi Vida para que tú pudieras vivir, (Ver Corintios II, 5:15)
Vencí al archienemigo de Dios y de la humanidad y lo expuse abiertamente (Ver Colosenses 2:15).
He dado de comer a los pobres milagrosamente, curado enfermos y resucitado muertos
He logrado muchas otras cosas, demasiadas para poder mencionar aquí. Puedes leerlas en mi Página Web: www. La Biblia. No se necesita conexión a Internet ni computadora para acceder mi Página Web.
Referencias:
Creyentes y seguidores de todo el mundo testificarán sobre mis curaciones divinas, la salvación, liberación, milagros, redención y guía sobrenatural.
En Resumen:
Habiendo leído mi currículum, Estoy convencido de que comprenderás que soy el único candidato calificado para ocupar este puesto de vital importancia en tu corazón. En pocas palabras, dirigiré tus pasos correctamente (Ver Proverbios 3:5-6), y te llevaré a la vida eterna (Ver San Juan 6:47).
¿Cuándo puedo empezar? El Tiempo apremia (Ver Hebreos 3:15).

LOS OCHO MEJORES REGALOS


1.- El regalo de Escuchar:
Pero realmente escuchar, sin interrumpir, bostezar, o criticar. Solo escuchar.

2.- El regalo del Cariño
Ser generoso con besos, abrazos, palmadas en la espalda y apretones de manos, estas pequeñas acciones demuestran el cariño por tu familia y amigos.

3.- El regalo de la sonrisa
Llena tu vida de imágenes con sonrisas, dibujos y caricaturas, y tu regalo dirá “me gusta reír contigo”

4.- El regalo de una nota escrita
Esto puede ser un simple “gracias por ayudarme”, un detalle como estos puede ser recordado de por vida, Y CAMBIARLA AUN TAL VEZ.

5.- El regalo del reconocimiento
Un simple pero sincero “te ves genial de rojo”, “has hecho un gran trabajo” o “fue una estupenda comida” puede hacer especial un día.

6.- El regalo del favor
Todo los días procura hacer un favor.

7.- El regalo de la soledad
Hay días que no hay nada mejor que estar solo. Se sensible a aquellos días y da este regalo a ti mismo o pídelo a los demás.

8.- El regalo de la disposición a la gratitud
La forma mas fácil de hacer sentir bien a la gente es decirle cosas que no son difíciles de decir como: !!”Hola”!! y !!”Muchas Gracias”!!

LOS VERDADEROS MILAGROS


Tres personas iban caminando por una vereda de un bosque: un sabio con fama de hacer milagros, un poderoso terrateniente del lugar y, un poco atrás de ellos y escuchando la conversación, iba un joven estudiante alumno del sabio.

Poderoso: "me han dicho en el pueblo que eres una persona muy poderosa, inclusive puedes hacer milagros".

Sabio: "soy una persona vieja y cansada... ¿cómo crees que yo podría hacer milagros?".

Poderoso: "pero me han dicho que sanas a los enfermos, haces ver a los ciegos y vuelves cuerdos a los locos..... esos milagros sólo los puede hacer alguien muy poderoso".

Sabio: "¿te referías a eso?, tú lo has dicho, esos milagros sólo los puede hacer alguien muy poderoso... no un viejo como yo; esos milagros los hace Dios, yo sólo pido se conceda un favor para el enfermo, o para el ciego ,todo el que tenga la fe suficiente en Dios puede hacer lo mismo".

Poderoso: "yo quiero tener la misma fe para poder realizar los milagros que tú haces..... muéstrame un milagro para poder creer en tu Dios".

Sabio: "Esta mañana ¿volvió a salir el sol?".

Poderoso: "sí, claro que sí!!".

Sabio: "pues ahí tienes un milagro..... el milagro de la luz".

Poderoso: "No, yo quiero ver un VERDADERO milagro, oculta el sol, saca agua de una piedra.... mira hay un conejo herido junto a la vereda, tócalo y sana sus heridas".

Sabio: "¿quieres un verdadero milagro?, ¿no es verdad que tu esposa acaba de dar a luz hace algunos días?".

Poderoso: "sí!!, fue varón y es mi primogénito".

Sabio: "ahí tienes el segundo milagro.... el milagro de la vida".

Poderoso: "sabio, tú no me entiendes, quiero ver un verdadero milagro..."

Sabio: "¿acaso no estamos en época de cosecha?, ¿no hay trigo y sorgo donde hace unos meses sólo había tierra?".

Poderoso: "sí, igual que todos los años".

Sabio: "pues ahí tienes el tercer milagro...."

Poderoso: "creo que no me he explicado, lo que yo quiero...." (el sabio lo interrumpe)

Sabio: "te has explicado bien, yo ya hice todo lo que podía hacer por ti.... si lo que encontraste no es lo que buscabas, lamento desilusionarte, yo he hecho todo lo que podía hacer". Dicho esto, el poderoso terrateniente se retiró muy desilusionado por no haber encontrado lo que buscaba. El sabio y su alumno se quedaron parados en la vereda; cuando el poderoso terrateniente iba muy lejos como para ver lo que hacían el sabio y su alumno, el sabio se dirigió a la orilla de la vereda, tomó al conejo, sopló sobre él y sus heridas quedaron curadas; el joven estaba algo desconcertado.

Joven: "maestro: te he visto hacer milagros como éste casi todos los días, ¿por qué te negaste a mostrarle uno al caballero?, ¿por qué lo haces ahora que no puede verlo?".

Sabio: "lo que él buscaba no era un milagro, era un espectáculo. Le mostré 3 milagros y no pudo verlos.... para ser rey primero hay que ser príncipe, para ser maestro primero hay que ser alumno... no puedes pedir grandes milagros si no has aprendido a valorar los pequeños milagros que se te muestran día a día. El día que aprendas a reconocer a Dios en todas las pequeñas cosas que ocurren en tu vida, ese día comprenderás que no necesitas más milagros que los que Dios te da todos los días sin que tú se los hayas pedido".

Cuando estamos en problemas siempre pedimos ayuda a Dios y eso está bien porque no hay nadie que pueda ayudarnos más que Él, pero pídele la cordura para pensar claramente, la paciencia necesaria para mantenerte tranquilo y actuar bien, la fortaleza necesaria para afrontar los retos y la fe suficiente para seguirlo amando sin importar lo que pase.... Pídele esos milagros, no le pidas simplemente que resuelva tus problemas sólo porque te da miedo afrontarlos por ti mismo.....

ESTAMOS EN MANOS DE DIOS


Aunque me tapo los oídos con la almohada y gruño de rabia cuando suena el despertador... gracias a Dios que puedo oír...Hay muchos que son sordos.

Aunque cierro los ojos cuando, al despertar, el sol se mete en mi habitación... gracias a Dios que puedo ver... Hay muchos que son ciegos.

Aunque me pesa levantarme y pararme de la cama... gracias a Dios que tengo fuerzas para hacerlo... Hay muchos postrados que no pueden.

Aunque regaño porque no encuentro mis cosas porque los niños hicieron un desorden... gracias a Dios que tengo familia... Hay muchos solitarios.

Aunque la comida no estuvo buena y el desayuno fue peor... gracias a Dios que tengo alimentos... Hay muchos con hambre.

Aunque mi trabajo es monótono y rutinario... gracias a Dios que tengo ocupación... Hay muchos desempleados.

Aunque no estoy conforme con la vida, peleo conmigo mismo y tengo muchos motivos para quejarme... gracias a Dios por la vida.

DIOS ME HACES FALTA


Oye Dios:

Tengo que decirte que te necesito;
que una vez que he podido disfrutar de ti,
que te he sentido muy cerca de mí en varias ocasiones,
me he dado cuenta que me importas mucho...
Pero me da vergüenza decírtelo.
No quiero depender de nadie.
No me gusta llorarle a nadie.
Lo mío, sólo a mí me importa
y nadie hay capaz de comprenderlo.
No quiero arriesgarme a cogerte cariño,
porque he tardado mucho en acostumbrarme
a resolverme las cosas solito,
y ya sé lo que duele echar de menos a alguien
y no poder tenerlo enseguida a tu lado.
Pero, aunque me cuesta infinito reconocérmelo,
me hace falta una mano a la que agarrarme,
una sombra que acompañe a la mía,
un hombro sobre el que poder llorar,
una palabra de comprensión y de ánimo.
Siempre has tenido tu brazo tendido,
los ojos pendientes,
el corazón dispuesto,
las puertas abiertas
y el reloj guardado...
Aunque yo me dedico a mirar a otro lado.
¿Por qué no te tendré en cuenta?
¿Por qué empeñarme en prescindir de ti,
en guardármelo todo, en esconder y callar?
¿Por qué lo dejo siempre para más tarde,
para otro día, para cuando tenga tiempo? ¡Para nunca!
¿Acaso puedo ser feliz apoyándome sólo en mí mismo?
¿Existe felicidad cuando no hay compañía para compartirla?
A lo mejor tengo que aprender de ti a decir:
«Acompañadme, venid conmigo, no me dejéis solo,
escuchad mis palabras y mis secretos,
donde esté yo, quiero que estéis conmigo».
¡Hasta un Dios necesita desnudar el corazón con sus amigos!

Autor: Enrique Martínez cmf

EN BUSCA DE DIOS


Autor: Teilhard de Chardin

¡Te necesito, Señor!,
porque sin Ti mi vida se seca.
Quiero encontrarte en la oración,
en tu presencia inconfundible,
durante esos momentos en los que el silencio
se sitúa de frente a mí, ante Ti.
¡Quiero buscarte!
Quiero encontrarte dando vida a la naturaleza que Tú has creado;
en la transparencia del horizonte lejano desde un cerro,
y en la profundidad de un bosque
que protege con sus hojas los latidos escondidos
de todos sus inquilinos.
¡Necesito sentirte alrededor!
Quiero encontrarte en tus sacramentos,
en el reencuentro con tu perdón,
en la escucha de tu palabra,
en el misterio de tu cotidiana entrega radical.
¡Necesito sentirte dentro!
Quiero encontrarte en el rostro de los hombres y mujeres,
en la convivencia con mis hermanos;
en la necesidad del pobre
y en el amor de mis amigos;
en la sonrisa de un niño
y en el ruido de la muchedumbre.
¡Tengo que verte!
Quiero encontrarte en la pobreza de mi ser,
en las capacidades que me has dado,
en los deseos y sentimientos que fluyen en mí,
en mi trabajo y mi descanso
y, un día, en la debilidad de mi vida,
cuando me acerque a las puertas del encuentro cara a cara contigo.

BUSCA A DIOS


Cuando la vida pierde su brillo,
cuando el tiempo deja de existir,
cuando ya no queda esperanza,
cuando no hay deseo de vivir,
es hora de buscar a Dios.

Cuando las flores no te impresionan,
cuando no ves la belleza de una mariposa al volar,
cuando no oyes música en el piar de un pájaro,
cuando el arco iris no te hace pensar,
es hora de buscar a Dios.

Cuando el alborear no te habla,
cuando el rayar del día no te hace sonreír,
cuando el cantar del gallo no te anima,
cuando el calor del sol no te hace mejor sentir,
es hora de buscar a Dios.

Si te preguntas el por qué,
si buscas una explicación,
si la vida no tiene sentido,
si crees que nadie tiene razón,
es hora de buscar a Dios.

Si el embarazo de una mujer no te dice nada,
si el nacimiento de un niño no te hace llorar,
si un "papá dame un beso" no te llega al alma,
si un nieto no te hace soñar,
es hora de buscar a Dios.

Si el Firmamento no te pasma,
si las Estrellas no te vislumbran,
si la Luna no te mira,
si el Universo no te asombra,
es hora de buscar a Dios.

DIOS EXISTE


DIOS EXISTE
Un hombre fue a una barbería a cortarse el cabello y recortarse la barba, como es costumbre.

En estos casos entabló una amena conversación con la persona que le atendía. Hablaban de tantas cosas y tocaron muchos temas. De pronto, tocaron el, tema de Dios.

El barbero dijo:
Fíjese caballero que yo no creo que Dios exista, como usted dice.

Pero, por qué dice usted eso? - pregunta el cliente.

Pues es muy fácil, basta con salir a la calle para darse cuenta de que Dios no existe. O...dígame, acaso si Dios existiera, habría tantos enfermos? Habría niños abandonados? Si Dios existiera, no habría sufrimiento ni tanto dolor para la humanidad. Yo no puedo pensar que exista un Dios que permita todas estas cosas.

El cliente se quedó pensando un momento, pero no quiso responder para evitar una discusión.

El barbero terminó su trabajo y el cliente salió del negocio.

Recién abandonaba la barbería, vio en la calle a un hombre con la barba y el cabello largo; al parecer hacía mucho tiempo que no se lo cortaba y se veía muy desarreglado.

Entonces entró de nuevo a la barbería y le dijo al barbero.

Sabe una cosa? Los barberos no existen.

Cómo que no existen? -pregunta el barbero-.

Si aquí estoy yo y soy barbero. - No! -dijo el cliente-, no existen, porque si existieran no habría personas con el pelo y la barba tan larga como la de ese hombre que va por la calle.

Ah, los barberos sí existen, lo que pasa es que esas personas no vienen hacia mi.

Exacto! -dijo el cliente-. Ese es el punto. Dios sí existe, lo que pasa es que las personas no van hacia él y no le buscan, por eso hay tanto dolor y miseria.

CARTA DE UN PADRE AMOROSO


Mi Hijo:

Puede que tú no me conozcas, pero Yo conozco todo sobre tí …Salmos 139:1
Yo sé cuando te sientas y cuando te levantas …Salmos 139:2
Todos tus caminos me son conocidos …Salmos 139:3
Aun todos los pelos de tu cabeza están contados …Mateo 10:29-31
Porque tú has sido hecho a mi imagen …Génesis 1:27
En mí tú vives, te mueves y eres …Hechos 17:28
Porque tú eres mi descendencia …Hechos 17:28
Te conocí aun antes de que fueras concebido …Jeremías 1:4-5
Yo te escogí cuando planeé la creación …Efesios 1:11-12
Tú no fuiste un error, porque todos tus días están escritos en mi libro …Salmos 139:15-16
Yo he determinado el tiempo exacto de tu nacimiento y donde vivirías …Hechos 17:26
Tú has sido creado de forma maravillosa …Salmos 139:14
Yo te formé en el vientre de tu madre …Salmos 139:13
Yo te saqué del vientre de tu madre el día en que naciste …Salmos 71:6
Yo he sido mal representado por aquellos que no me conocen…Juan 8:41-44
Yo no estoy enojado y distante, soy la manifestación perfecta del amor …1 Juan 4:16
Y es mi deseo gastar mi amor en tí simplemente porque tú eres mi hijo y Yo tu padre …1 Juan 3:1
Te ofrezco mucho más que lo que tu padre terrenal podría darte …Mateo 7:11
Porque Yo soy el Padre Perfecto …Mateo 5:48
Cada dádiva que tú recibes viene de mis manos …Santiago 1:17
Porque Yo soy tu proveedor quien suple tus necesidades …Mateo 6:31-33
El plan que tengo para tu futuro está siempre lleno de esperanza …Jeremías 29:11
Porque Yo te amo con amor eterno …Jeremías 31:3
Mis pensamientos sobre tí son incontables como la arena en la orilla del mar…Salmos 139:17-18
Me regocijo sobre tí con cánticos …Sofonías 3:17
Yo nunca pararé de hacerte bien …Jeremías 32:40
Porque tú eres mi tesoro más precioso …Éxodo 19:5
Yo deseo afirmarte dándote todo mi corazón y toda mi alma …Jeremías 32:41
Y Yo quiero mostrarte cosas grandes y maravillosas …Jeremías 33:3
Si me buscas con todo tu corazón, me encontrarás …Deuteronomio 4:29
Deleítate en Mí y te concederé las peticiones de tu corazón …Salmos 37:4
Porque Yo soy el que produce tus deseos …Filipenses 2:13
Yo puedo hacer por tí mucho más de lo que tú podrías imaginar…Efesios 3:20
Porque Yo soy tu mayor alentador …2 Tesalonicenses 2:16-17
Yo también soy el Padre que te consuela durante todos tus problemas…2 Corintios 1:3-4
Cuando tu corazón está quebrantado, Yo estoy cerca a tí …Salmos 34:18
Así como el pastor carga a un cordero, Yo te cargo a tí cerca de mi corazón …Isaías 40:11
Un día Yo te enjugaré cada lágrima de tus ojos y quitaré todo el dolor que hayas sufrido en esta tierra …Apocalipsis 21:3-4
Yo soy tu Padre, y te he amado como a mi hijo, Jesús …Juan 17:23
Porque en Jesús, mi amor hacía tí ha sido revelado …Juan 17:26
Él es la representación exacta de lo que Yo soy …Hebreos 1:3
Él ha venido a demostrar que Yo estoy contigo, no contra tí …Romanos 8:31
Y también a decirte que Yo no estaré contando tus pecados …2 Corintios 5:18-19
Porque Jesús se murió para que tú y Yo pudieramos ser reconciliados …2 Corintios 5:18-19
Su muerte ha sido la última expresión de mi amor hacía tí …1 Juan 4:10
Por mi amor hacía tí haré cualquier cosa que gane tu amor …Romanos 8:31-32
Si tú recibes el regalo de mi Hijo Jesús, tú me recibes a Mí …1 Juan 2:23
Y ninguna cosa te podrá a tí separar otra vez de mi amor …Romanos 8:38-39
Vuelve a casa y participa de la mayor fiesta celestial que nunca has visto …Lucas 15:7
Yo siempre he sido Padre, y por siempre seré Padre …Efesios 3:14-15
La pregunta es… ¿quieres tú ser mi hijo? …Juan 1:12-13
Yo estoy esperando por tí …Lucas 15:11-32 …
Con Amor, Tú Padre Omnipotente Dios.

ALMORZANDO CON DIOS


Un niño pequeño quería conocer a Dios. Sabía que tendría que hacer un largo viaje para llegar hasta donde Dios vive, así que empacó en su maleta, pastelitos de chocolate y refrescos de fruta, y empezó su jornada.

Cuando había caminado más o menos unas tres cuadras, se encontró con una mujer anciana. Ella estaba sentada en una silla del parque, sola, contemplando en silencio algunas palomas que picoteaban migajas de pan que ella arrojaba todas las tardes al suelo.

El niño se sentó junto a ella y abrió su maleta. Estaba a punto de beber de uno de sus refrescos cuando notó que la anciana parecía algo hambrienta, así que le ofreció uno de sus pastelitos.

Ella agradecida aceptó el pastelillo y le sonrió al niño. Su sonrisa era muy bella, tanto que el niño quería verla de nuevo, así que le ofreció entonces uno de sus refrescos.

De nuevo ella le sonrió. ¡El niño estaba encantado! El se quedó toda la tarde junto a ella comiendo y sonriendo, pero ninguno de los dos se dijo nunca una sola palabra.

Mientras oscurecía, el niño se percató de lo cansado que estaba, se levantó para irse, dio algunos pasos pero se detuvo y antes de seguir, dio vuelta atrás, corrió hacia la anciana y le dio un abrazo.

Ella después de abrazarlo, le dio la más grande sonrisa de su vida.

Cuando el niño llegó a su casa, abrió la puerta… su madre quedó sorprendida por la cara de felicidad que él traía.

Entonces le preguntó:

- “Hijo, ¿qué hiciste hoy que te hizo tan feliz?”.

El niño le contestó

- “¡Hoy almorcé con Dios!”…

Y antes de que su madre contestara algo, él añadió:

- “Y ¿sabes qué? ¡Tiene la sonrisa más hermosa que he visto!”

Mientras tanto, la anciana, también radiante de felicidad, regresó a su casa. Su hijo se quedó sorprendido por la expresión de paz que traía ella en su cara, y le preguntó:

- “Mamá, ¿qué hiciste hoy que te ha puesto tan feliz?”

La anciana le contestó:

- “¡Comí pastelitos de chocolate con Dios en el parque!”…

Y antes de que su hijo respondiera, añadió:

- “Y ¿sabes? ¡Es más jóven de lo que pensaba!”

Moraleja:
Muy seguido, no le damos importancia al poder de un abrazo, de una palmada en la espalda, de una sonrisa sincera, de una palabra de aliento, de un oído que escucha, de un cumplido honesto, o del acto más pequeño de preocupación…
Todos esos detalles tienen el mágico potencial de poder cambiar tu vida o la de los demás, de darle un gran giro y hacerte feliz.
Todas las personas llegan a nuestras vidas por una razón, bien sea por una temporada o para toda una vida.
¡Recíbelos a todos por igual! Y si lo deseas, envía este mensaje a personas que han tocado tu vida de manera especial de una u otra forma, en una situación, en una parte de tu existencia o en tu vida entera así como lo has hecho tu con la mía.
!AH!… Y TRATA DE ALMORZAR CON DIOS SIEMPRE!..

viernes, 12 de febrero de 2010

MI SALVADOR


Mi rey… mi redentor
mi precioso salvador…
eres tú mi adoración
y eres todo para mí…

Para ti mi buen Jesús
que pagaste con la cruz,
con tu sangre y tu dolor
yo te pido tu perdón

Y de corazón te digo
que agradezco mi Señor,
por la pena que has sufrido
solamente por amor!

EL HIJO DE DIOS


EN ESTE DIA REFLEXIONEMOS UN POCO CON ESTE ESCRITOQUE ME ENCONTRE.

-El es Jesús. Apuntando con su mano a la cruz dijo mi madre.
-¿Quién es Jesús? Le pregunté y ella respondió:
“El Hijo de Dios”. Tuve curiosidad de conocerle, aunque pensé que no se veía muy feliz para ser el hijo de Dios pues estaba clavado en una cruz. Sin embargo, mamá dijo que Jesús me quería conocer y que si yo era un buen niño tendría que ir al catecismo.
Sentí emoción y deseo por asistir a conocer a el Hijo de Dios, pero esos no eran los planes de mi maestra; quien puso un velo sobre mi alma. Ella solía Decir: “ El Hijo de Dios aun sufre en esa cruz ” y cada vez que te portas mal; él sangra ¡por tu culpa! ¡por tu culpa! ¡por tu grande culpa!
A partir de éste momento cada vez que le miraba clavado en esa cruz sentía una gran impotencia pues yo no quería que sufriera por mí grande culpa. Realmente me esforcé por no lastimarle, y cada vez que hacia una travesura o tenia malos pensamientos sentía su dolor.
¿Qué grande pecado puede tener un pequeño? si de ellos es el Reino de los Cielos , mi alma no sabía esto.
En mi primera comunión me sentí indigno e hipócrita, ¿Qué sentido tenía confesar mis pecados para sanar sus heridas?, si por mas que lo intentaba volvía a hacer travesuras y tener malos pensamientos. Con grande dolor en el corazón me despedí de él , prometiéndole que algún día le ayudaría a bajar de la cruz.
Puse una barrera con él y su Padre , resignándome a ese lugar después de la muerte llamado infierno, del cual hablaba mi maestra.
Crecí y me hice vasallo del rey alcohol, quien me enseño a adormecer la conciencia. Juntos quebrantamos la ley de piedra que me enseñaron de niño. Saqueamos lugares y él me recompensaba con vanidades. Tanto adormecí mi conciencia que deje de sentir, fui cauterizado y esclavizado.
Me di cuenta que la maestra mintió, no tuve que esperar a morir para llegar al infierno. ¿Sabes lo que es un muerto viviente? En eso me convertí, anhelando que acabara mi agonía. Pero algo de lo que me quedaba de corazón decía que no era tiempo de rendirme.
Fue cuando conocí al verdadero Hijo de Dios en mi retiro espiritual. Jesús quitó el velo de mi alma, me liberó, protegió y sanó mis heridas.
¿Por qué lo haces Jesús?, pregunté
El respondió, “Yo no olvide tú promesa, por eso descendí de la cruz para salvarte”. Tuve gozo pues él estaba vivo, ya no esta mas clavado en esa cruz.
Jesús dijo que su sangre solo fue derramada una vez por la grande culpa de todas las almas que visitaren la tierra en todos los tiempos. Y para darle la salvación a todo el que busque Su Nombre.
Dijo que mi culpa fue enterrada con su cuerpo de carne hace mas de 2000 años y que cada gota de sangre que derramó en esa cruz; hoy me protege y no permitirá que me desvíe en el camino al reino que me dio por heredad.