jueves, 15 de agosto de 2013

EN TU INTERIOR ESTA LA ESENCIA PERFECTA



Estamos dormidos, los seres humanos actuamos como máquinas, no somos conscientes de nosotros mismos ni de nuestros actos y pasamos casi toda nuestra vida ajenos a la realidad. Vivimos como autómatas queriendo tener siempre la mente distraída en algo dejando a un lado nuestro propio ser. “Despertar” es darnos cuenta de que estamos dominados por nuestras emociones. Debemos parar por un instante y pensar sobre lo que somos y qué hacemos aquí, darnos cuenta de que nuestro cerebro ha sido condicionado en pensamientos, ideales, convicciones, hábitos, etc. Solo empezaremos a ser conscientes de nosotros mismos si empezamos a vernos tal y como somos en realidad.

 La realidad es que solo usamos una parte muy pequeña de nuestro cerebro, pero si sabemos cómo funciona y prestamos atención a lo que ocurre en él, conseguiremos desarrollar nuestras facultades y ver cómo somos de verdad. Para darnos cuenta de que lo que vivimos es una falsa realidad solo precisamos verla una vez, salir por un momento de esta existencia automatizada. Debemos saber distinguir cuando estamos en el estado de inconsciencia y cuando en el de consciencia, de esta manera empezaremos a sintonizar correctamente con la vida. Lo importante es entender nuestra facultad de sentir y pensar, entender la mecánica de nuestras emociones.

“Nadie puede traerte la paz, sino tú mismo”

 Debemos dejar de identificarnos con lo externo para poder dejar de soñar despiertos. Soñamos despiertos la mayor parte de nuestras vidas y vivir así es todo lo contrario al modo de vida que deberíamos llevar. Observándonos a nosotros mismos dejaremos de vivir este sueño y empezaremos a vivir nuestra vida, si no lo hacemos olvidaremos permanentemente nuestra propia existencia. Todo dependerá del grado de dominio que tengamos en nosotros mismos. Pueden pasar horas e incluso el día entero y no ser consciente de ti mismo ni siquiera un minuto. Intenta dirigir tu atención más veces a ti mismo y evita todo lo posible la actitud de dejarte llevar por tu mente.

 Para alcanzar una conciencia plena debemos ser los dueños de nuestros actos y pensamientos, controlando nuestras emociones y sentimientos ante el mundo exterior, ya que este mundo está lleno de condicionamientos, manipulaciones y falsos valores. Alcanzar este “despertar” interior no es imposible. Ten la libertad de reconducir tus emociones y sentimientos, sé consciente de tus pensamientos y sobre todo evita, siempre que te acuerdes, seguir actuando de manera mecánica en la vida.

“No podemos cambiar las cartas que la vida nos ha repartido, pero sí cómo jugamos nuestra mano"

No hay comentarios:

Publicar un comentario