miércoles, 7 de agosto de 2013

HAY QUE CUMPLIR EL PROPÓSITO POR EL CUAL FUIMOS ENVIADOS



En  esta  tierra  donde   nosotros   hemos   crecido,   donde  hemos  aprendido  a   caminar,  a  salir adelante    y a  superar   los  obstáculos;  es  necesario   reconocer  que    hay    un proyecto   mas   perfecto que   a  veces   nos    negamos  a    cumplir, porque    tal    vez   no es  algo que      se  nos ha   inculcado,   o  es  algo que  no  nos  agrada   porque    no comprendemos  el  verdadero  significado.
Para  ello    meditemos  con  estos    pequeños  ejemplos  de  algunos   objetos   y  haber  que  es lo  que  decidimos  para  nuestra   vida.

Si un reloj no señala la hora debe ser reparado 
y si no puede ser reparado puede ser desechado
porque resulta inútil. 
No hace aquello para lo que fue construido. 

Del mismo modo que si un candado no cierra, 
puede ser eliminado porque no sirve para aquello 
para lo que fue hecho. 

Si nosotros en nuestra vida, 
no hacemos la voluntad de Dios, 
nuestra vida es igualmente carente de significado 
e inútil porque no hacemos aquello 
para lo que fuimos creados por Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario